CRISIS GENERALIZADAS TÓNICO-CLÓNICAS

Cuadro de texto: Crisis generalizada tónico-clónica primaria
Crisis generalizada desde el inicio

Forma parte de epilepsias generalizadas (al igual que las ausencias)

Alteraciones generalizadas en el EEG


El inicio de la crisis es brusco con pérdida de conocimiento inmediata y caída al suelo

“Gran mal”

Cuadro de texto: Estas crisis se llaman también “convulsión” o “gran mal” para distinguirlas de las crisis de ausencia (“pequeño mal”). 
Hay dos tipos diferentes de crisis generalizadas tónico-clónicas:
Cuadro de texto: Crisis generalizada tónico-clónica secundaria 
Crisis parcial al inicio, posteriormente crisis generalizada (la crisis parcial precede a la generalización)

Forma parte de las epilepsias parciales o focales (al igual que las crisis parciales simples y complejas)

Alteraciones en el EEG restringidas a una parte del cerebro, que se van extendiendo en el transcurso de la crisis

Puede venir precedida de un aura (=crisis parcial simple) y/o una crisis parcial compleja

La crisis se desarrolla habitualmente de forma gradual
 
Cuadro de texto: Una vez que la crisis se haya generalizado, la evolución suele ser similar en los dos tipos de crisis generalizadas tónico-clónicas:

Fase tónica: El paciente se encoge y luego extiende brazos y piernas o sólo las piernas con los brazos doblados. Durante la fase tónica el paciente puede dejar  de respirar temporalmente, porque la musculatura respiratoria también se contrae (esto a veces puede producir un grito inicial, ya que el aire sale forzada por las cuerdas vocales), y es posible que el paciente se ponga azul. Esta fase puede durar entre 15 y 30 segundos, pero no produce ahogamiento.

Fase clónica: Existen movimientos rítmicos (convulsiones) de toda la musculatura esquelética. En esta fase se produce frecuentemente una mordedura de lengua, lo cual no suele ser peligroso para el paciente.
La salida forzada de aire por la boca y el aumento de salivación puede producir espuma en la boca. También es frecuente que el paciente se orine.
Esta fase puede durar pocos minutos, aunque lo habitual es que dure menos de un minuto.

Fase postcrítica: Las crisis generalizadas tónico-clónicas suelen durar entre 30 segundos y 2 minutos. Después de terminar la crisis el paciente queda profundamente dormido. A veces puede estar también confuso y agitado. La confusión postcrítica puede durar entre 10 minutos y varias horas. 
Después de despertarse el paciente refiere a menudo dolor de cabeza y dolores musculares y no se acuerda de lo que ha pasado. Sí puede que se acuerde de un aura que haya tenido antes de la crisis generalizada.
 
Aunque las crisis generalizadas tónico-clónicas tienen un aspecto alarmante para los que la presencian, habitualmente no hay peligro para el paciente si se trata de una sola crisis, salvo por las lesiones que puede sufrir al caerse súbitamente al suelo. 
En el apartado “primeros auxilios” se explica cómo se puede ayudar en caso de presenciar una crisis generalizada tónico-clónica.

INFORMACIÓN PARA PACIENTES Y FAMILIARES

Página actualizada: 11.10.2008

© Anne G. Caicoya 2007 Todos los derechos reservados.

Bibliografía:

 

1. Panayiotopoulos CP. The epilepsias: Seizures, síndromes and management. Bladon Medical Publishing, 2005.

2. Wyllie E. (ed)  The treatment of epilepsy—principles and practice.  3rd ediion. Lippincott, Williams and Wilkins, 2001.